Xuntança Betanços, 16 de Septembro de 2006

Cumpliendo el rito peregrino de caneirar, nuestra Poco Santa mas si muy Edificante Irmandade se reunió el Dia 16 en Betanzos dos Cabaleiros, para celebrar el próximo equinoccio y saludar a su Corregidor, amonestándole a velar por el vino atabernado y cumplir el mandato ciudadano de subir el pan y bajar la caña.

Seguimos en procesión al Embarcadero donde tuvo lugar la benevolente cata crítica comentada, comenzando por un cadete vino betanceiro, muy celebrado y encomiado en su futuro, así como continuamos con Joaquín Rebolledo, blanco y tinto, Bodegas a Coroa, Carballal, Alodio, Tierra Firme, Pagos de Gadir y muchos otros que este cronista no quiere ni puede acordarse.

Zarpamos a continuación río Mandeo arriba en el Crucero fletado por y para la Irmandade, y fue servida a bordo una frugal pitanza de presunto, pulpo, tortillas betanceiras, carne o caldeiro, filloas y otras viandas equilibradas armónicamente por mor del escorbuto.

Llegamos al Campo dos Caneiros, en donde hicimos catarsis de sentimientos y arrepentimientos y a la voz de "A Bordo", levamos anclas con el cabestrante de proa, y zarpamos nuevamente de vuelta, entre chanzas y regŁeldos, acompañados con el sonido canalla del acordeón, y entonando canciones mas o menos alegóricas, aleatorias y ligeramente pornográficas en varios idiomas, alguno de ellos desconocido. En toda la singular singladura no hubo que lamentar desgracias personales, ni tuvimos que tirar borrachos por la borda, o azotar algún indómito atado al palo de mesana

Nos despidió en el embarcadero el Capitán Barxa, con un parche en un ojo, ordenándonos que cada mochuelo fuese a su olivo y así lo cumplimos, sin bajas ni averías apreciables en toda la Irmandande, por lo que hemos prometido reencontrarnos en Lucus Augusti, y la siguiente, Magosto en Santo Estevo de Ribas del Sil.

Dios, en su indulgencia, nos acoja confesados.

Giuseppe Paussatta
Secretário et Ubérrimo Commendatore"